lunes, 4 de enero de 2010

EL PERRO INTERIOR

.
.
.





......En 1919 el naturalista estadounidense William Long publicó un libro fascinante titulado How Animals Talk (Cómo hablan los animales), en el que describía cómo, en sus años de escolar, un perro que tenía, llamado Don, reaccionaba ante sus ausencias en el internado:
.
......"Don quedaba en casa descontento al máximo durante mis estancias en el internado, pero daba la impresión de saber siempre cuándo regresaba yo a casa. Durante meses enteros andaba tranquilamente por la casa, y obedecía a mi madre a la perfección, aunque a ella nunca le gustó tener un perro, pero el día en que se me esperaba, salía de casa sin hacer caso a ninguna orden, y se iba a un altozano que había detrás del camino, desde el que podía dominar la carretera. A cualquier hora que regresara yo, tanto al mediodía como a medianoche, lo encontraba siempre esperándome.
.
En una ocasión en que yo iba a casa, sin que se me esperara ni hubiese enviado noticia alguna de mi regreso, mi madre echó en falta a Don, y lo llamó en vano. Unas horas después, como no regresaba a su hora de comer, ni contestaba a sus respetidas llamadas, salió a buscarlo y lo encontró plantado expectante en el sendero...Y sin dudar un momento que yo iba a necesitarla pronto, ella se puso a prepararme la habitación. Si el perro hubiera estado acostumbrado a pasar su tiempo ocioso en aquel sendero, uno podría achacar inconscientemente aquella acción al azar o a la teoría del acierto y del error; pero nunca se la había visto ponerse a esperar allí en ningún caso, excepto en los días en que me esperaba.
.
En una ocasión observaron que montaba su guardia a pocos minutos de la hora exacta en que mi tren había dejado la distante ciudad. A todas luces él sabía cuando emprendía yo el camino hacia casa"....
.
Rupert Sheldrake: Siete experimentos que pueden cambiar el mundo - del cap.1
.
imagen: Samuli Heimonen - Con mis propios ojos - acrílico y óleo sobre tela- 2009
....."La integridad es innecesaria.... La fractura, la rotura, es inevitable... Las cosas y también las personas tienen grietas y eso es lo que las hace fascinantes... A veces la grieta se encuentra en la superficie y a veces está oculta. Sin embargo, al final, siempre sale.......El tema de la fractura también se asocia con los conceptos de interior y exterior....Dentro y fuera siempre están en un estado de tensión en la persona.....En todas las fronteras hay algún tipo de compuerta o válvula que equilibra las tensiones entre los dos mundos"....Palabras en la presentación de su exposición: Hay una grieta en todo. En 2003 Medalla de Honor de los Hermanos de la Sociedad de Arte Topper. Vive en Finlandia central.
.

1 comentario:

Ro dijo...

Interesante relato, creo que los que establecemos una relación generalmente empática con los animales, tendemos un canal de comunicación; esto en el campo de la literatura suena aceptable en cualquier género, quizá afirmar lo mismo en una charla coloquial pueda ser motivo de prejuicios de quien no incluye a los animales en su vida (no como mascota). En contraste a lo anterior, los que si los incluyen cuentan historias realmente asombrosas de las pericias de sus mascotas.

En cuanto a Samuli Heimonen, y su afirmación de: "Hay una grieta en todo" - coincido, su analogía me recuerda a LISE BOURBEAU en su libro "Las cinco heridas que impiden ser uno mismo"...

He disfrutado el post, el tema de los animales y su relación con los humanos, el tema literario con el relato, la imagen como arte pictórico, y el broche de oro de "Hay una grieta en todo" , en lo psicológico... ¡una delicia!

Un abrazo y una gran sonrisa
Ro