lunes, 6 de abril de 2015

Un adiós


Sergio Canadé 22 de diciembre de 2014

Querido lector y seguidor de este blog:
Sergio Canadé, el autor, falleció el pasado miércoles uno de abril. Está claro que no es él quien escribe sino que me he atrevido a hacerlo yo, su esposa y compañera, porque siento que aunque su vida haya sido arrebatada, su espíritu  y su obra permanecen y sus lectores y seguidores merecen una aclaración.
Él dedicó incontables horas, amor y pasión a la elaboración de este blog y me parece injusto que se acabe de una manera tan brusca. Trataré de dar respuestas a sus preguntas si las hubiese y dedicaré un tiempo a mantener su memoria ya sea en este mismo espacio o en otro nuevo. Aun es muy pronto para mí... tiempo de duelo no de tomar decisiones.

 Loli Iñiguez4-abril- 2015 

Desde hace mucho tiempo conservábamos en casa una vara de lo que había sido una orquídea, pelada, seca; muchas veces he estado a punto de tirarla pero la conservé y la seguía regando. Unos días antes del final la planta empezó a echar unos capullos que Sergio alcanzó a ver. El miércoles se abrió una flor y el jueves otra. ¿Cómo puedo contemplar esa belleza?

Loli Iñiguez

6 comentarios:

Francisco José Rogel dijo...

Mi más sentido pésame por la pérdida. Que el consuelo llegue más temprano que tarde. Solo puedo decir que aunque no tuve la fortuna de conocerlo personalmente, don Sergio me dejó, a través de sus publicaciones, muchas enseñanzas y bonitos recuerdos. Un fuerte abrazo desde Bariloche, Argentina.
Francisco José Rogel

"El hombre tiene en su pobre corazón, lugares que no existen todavía donde entra el dolor a fin de que ellos sean"
Léon Bloy

Anónimo dijo...

Estoy segura de que a Sergio le hubiese llenado de alegría saber que sus publicaciones te habían hecho tanto bien por qué a él le gustaba saber que su dedicación tenía un eco. Seguro que allá donde esté se sentirá complacido con tu comentario como siempre. Gracias amigo
Loli Iñiguez

Rosana Souto dijo...

Gracias Loli por abrir este espacio y compartir con nosotros un detalle de tu dolor que debe ser tan grande con una pérdida así. Sergio fue para mi y durante muchos años el centro de equilibrio y salvación desde el que pude aprender a vivir y desear de otra manera. Creo que ignoraba cuánto me ha ayudado y lo importante que ha sido en mi vida. Me siento afortunada de haber disfrutado de su psicoterapia y de su blog y permanece conmigo en todo lo que me enseñó y en lo que gracias a su trabajo me permitió ser. Descanse en paz

MARIA DOLORES IÑIGUEZ IBAÑEZ dijo...

Muchas gracias Rosana. Estoy convencida de que las personas que hicieron terapia con Sergio pueden sentirse afortunadas. Los que lo tratamos durante un cierto tiempo experimentamos una transformación, con él aprendimos a crecer, a ser nosotros mismos.

sudakia dijo...

Abrazo sudaca y renegau.

sudakia dijo...

https://sudakia.wordpress.com/2015/04/22/tristeza/