jueves, 14 de febrero de 2013

ENAMORADOS 2013 - TRES

.

                                       ©Helmut Newton - Le Baiser - 1982
 
 
fragmento de: La construcción amorosa de Alain Badiou

¿Y cuál es la naturaleza de esa construcción?

Se sabrá que en los cuentos no se nos dice gran cosa. En los cuentos se dice: “Se casaron y tuvieron muchísimos niños”. Sí, pero ¿el amor es casarse? ¿es tener niños? Esa explicación es demasiado escasa y estereotipada. La idea de que el amor se acaba o se realiza exclusivamente en la creación de un universo familiar no es satisfactoria. No porque el universo familiar no forme parte del amor -mantengo que forma parte del amor-, sino porque no se puede reducir a ello. Es necesario comprender cómo el nacimiento de un niño forma parte del amor, pero no hay que decir que la realización del amor sea el nacimiento de un niño. La cuestión de la duración es lo que me interesa del amor. Precisemos: por “duración” no hay que entender principalmente que el amor dure, que se ame siempre o para siempre. Hay que entender que el amor inventa una manera diferente de durar en la vida. Que la existencia de cada uno, en la prueba del amor, se confunde con una temporalidad nueva. Ciertamente, para hablar como el poeta, el amor es también el “duro deseo de durar”. Pero, más todavía, es el deseo de una duración desconocida. Porque, como todo el mundo sabe, el amor es una reinvención de la vida. Y reinventar el amor es reinventar esta reinvención.
 
Alain Badiou
En Elogio del amor, conversación con Nicolas Truong
Traductor: Solé Mariño, José María


                                                                                                                             ©Douglas Holcomb
 
.

2 comentarios:

mª dolores dijo...

Oh...l amour... Mercie...lo haremos durar

Sergio Canadé dijo...

...todo lo posible