sábado, 8 de diciembre de 2012

DE RIGUROSA ACTUALIDAD

.
©Ed.HakaBooks - Felix Guattari - digitalizada para Sitios en el Corazón

Hoy, en relación con eso, se está al borde de un agujero negro de la Historia. Ya sea que pienses algo o no pienses nada, sobre todo si estás en Francia, eso no tiene importancia. Se es estúpido, todo el mundo es estúpido. Lo curioso es que, en lugar de adherirse a sus intereses más inmediatos, haya tipos que quieran cambiar la sociedad. Lo social, se sabe, ya no interesa a nadie, la política es una engañifa. Seguramente que no se exagera. Seguramente se está preparando una sacra serie negra. Porque no es posible que haya una tal acumulación de tontería, de cobardía, de mala fe, de mala intención sin que tenga consecuencias. De un momento a otro eso va a cristalizar sobre un modo heroico, eso no va a faltar. Se puede hacer algo mejor que Le Pen, ustedes verán...


                                                                                                   ©Imgfave
 
 
Se vive verdaderamente un período donde la pasión de la existencia está cortocircuitada por la inmersión de los individuos en una red de relaciones de dependencia cada vez más infantilizante. Esto corresponde a un cierto uso de las máquinas de producción, de los instrumentos mediáticos, de los equipamientos de la vida social y de las instituciones de existencia. Uso que consiste en capitalizar la subjetividad humana para que se discipline y se consagre a hacer durar el viejo orden social, de jerarquías cualesquieras heredadas de la Edad Media. Es idiota, ¡pero es así!
 


 
 
 
Pero, entretanto, es la empresa de infantilización la que está tomando inmensas proporciones. Ha devenido verdaderamente la empresa número uno, la industria de punta. Yo, de una manera que espero humorística, veo la historia de la subjetividad humana como la de una formidable sucesión de volteretas y caídas.
En relación con nosotros, las sociedades neolíticas, seguramente, eran más ricas, extraordinariamente capaces de percibir las cosas del cosmos, de la poesía. Los trazos en Lascaux, las inscripciones sobre el cuerpo, la danza,¡fabuloso!...
 
No estoy predicando el buen salvaje. Pero me parece que la crueldad de las relaciones en las sociedades llamadas arcaicas impedía al menos que pudiera desplegarse esta especie de sopa imposible y calamitosa en la cual nosotros chapoteamos, esta pérdida de todo tema de exaltación creadora.

Félix Guattari
1986

.

2 comentarios:

mª dolores dijo...

A proposito de este interesante post se me ocurre introducir esta cita: "El análisis institucional es para Guattari implicación en un proceso molecular. Una intervención política que, a través de un dispositivo analítico de enunciación, revela aristas de una constelación social. "
Marcelo Percia

Sergio Canadé dijo...

Lo relaciono a esto con lo que dijo José Bleger; fue rotundo cuando postuló que todas las instituciones albergaban, contenían, y que esa era su función,los componentes psicóticos de lo social.(y no se refería a las instituciones psiquiátricas solamente, sino a todas)