lunes, 8 de marzo de 2010

PRISIONEROS DEL FUTURO (8)

.
.




"El inconsciente no tiene tiempo. No hay problema acerca del tiempo en él. Parte de nuestra Psiqué no está en el tiempo, ni en el espacio. Estos son solamente una ilusión, tiempo y espacio, y así en cierta parte de nuestra psiqué el tiempo no cuenta para nada".

"Lo peor que le puede ocurrir a cualquiera es que se le entienda por completo"

Carl Gustav Jung - psicoanalista (a los seis años en la imagen de 1881)

2 comentarios:

Antonio dijo...

En la reseña previa de Léon Bloy, éste parece aplicar esta misma apreciación sobre el tiempo (no existe, es una ilusión) a la naturaleza real de los acontecimientos externos (todo es contemporaneo). Jung lo hace en relación a la percepción de nuestra psiqué. Nos resulta muy evidente que lo que pensamos , sentimos y somos está encuadrado en un marco temporal. Con lo inconsciente no parece ser así. Para bien de Jung, no puedo decir a qué se refiere concretamente,pero quizá valga para el inconsciente la metáfora de Bloy de "se despliega bajo nuestros ojos como una tela inmensa", siempre ahí, todo presente, actuando, aunque eso sí, ante unos ojos ciegos.

Un abrazo,
Antonio

Sergio Canadé dijo...

Muy bien pensado. Muy bien dicho. Lo que yo agregaría y que quizás podría aclarar algo, es que para el psicoanálisis en general (y no solo para Jung) el inconsciente siempre está en el presente. Está todo ahí "en vivo" aunque a nosotros nos llega en "diferido". Una prueba de ello es cuando soñamos con alguien que hace mucho ha fallecido o con alguien que hace muchos años que no vemos, y durante el sueño aparecen nítidos. Mucho más nítidos que cuando los evocamos en la vigilia. Y durante el sueño uno vive oníricamente la situación, oníricamente está sucediendo. También en algunos sueños hay contenidos premonitorios que hablarían a favor de esos conceptos. Creo que lo que Jung dice se refiere a una parte de la psiqué y no a la parte consciente. La parte que pueden ver los ojos oníricos.
Es un tema difícil y quizás lo curioso es ver como dos personalidades tan distintas (Bloy y Jung) dicen cosas parecidas cada uno dentro de sus ámbitos.
Un saludo. Sergio